sábado, 30 de octubre de 2010

Risotto de atún

Había hecho otras veces este plato, pero el miércoles me quedó mejor que nunca; es una versión de una receta que vi en un coleccionable de El País (ellos asan el pimiento y yo lo pico y lo frío, y ellos usan bonito y yo atún, por lo demás es muy similar). Aunque habrá quienes me llamen hereje como mínimo, pero, aun siendo un risotto de pescado, le pongo queso parmesano; como el atún es un pescado fuerte, no queda nada mal.

A partir de la experiencia del risotto asubijanado, espolvorear pimienta negra por encima es una guinda para cualquier risotto.
Ingredientes:
  • dos rodajas de atún
  • 100 gr arroz por comensal tipo bomba, arborio o redondo
  • 200 ml de caldo de pescado por cada 100 gr de arroz
  • azafrán
  • dos cucharadas soperas de salsa de tomate
  • 1 pimiento verde
  • media cebolla
  • 1 diente de ajo
  • queso parmesano
  • sal
  • pimienta negra
  • aceite de oliva
Quitamos la parte negra del atún y lo cortamos en dados.
Picamos el pimiento verde, la cebolla y el ajo.
Calentamos el caldo de pescado y echamos en él el azafrán para que tome color.
Doramos los tacos de atún en aceite de oliva en una cazuela de fondo grueso; no debemos dejar que se haga demasiado el atún, porque se seca y amojama con facilidad; además, al final del plato se cuece con el arroz, por lo que con que pierda la rojez aguda, basta; retiramos y reservamos el atún.
En ese mismo aceite, doramos el pimiento; cuando empiece a ablandarse, añadimos la cebolla y el ajo y dejamos que la cebolla se ponga transparente.
Agregamos el arroz y damos unas vueltas.
Añadimos la salsa de tomate y dejamos que todo el arroz se impregne.
Empezamos a añadir el caldo; lo óptimo es echarlo en sólo tres veces, y cada una de esas veces hay que dar vueltas al arroz continuamente hasta que se absorba todo el caldo y tengamos que echar más.
Cuando llevemos unos 15 minutos probamos el arroz: estará casi a punto, pero le faltará un último golpe: entonces añadimos el atún (que como no estará del todo hecho, terminará de cocerse sin amojamarse) y el queso rallado, que en los tres minutos restantes servirá para que se quede cremoso sin que exceda el caldo.
Servimos en los platos y espolvoreamos la pimienta negra.

jueves, 28 de octubre de 2010

¡Ya ha llegado mi AIG!

Esta mañana he abierto la puerta de casa y ¡hola! había un paquete de correos encima del buzón. En cuanto he visto que era mi amiga invisible, me he puesto nerviosa como un niño chico, sin acertar a abrir la bolsa adecuadamente... Dentro estaba todo envuelto, e incluía una nota manuscrita:

Inma, del blog Thermomiss, me ha enviado un recetario de cocina tradicional gallega (que es una pasada, gracias por escuchar que me encantan las cocinas regionales) y un cortador para galletas, de manera que queden onduladitas y sonrientes.


Entre tanto, voy preparando el regalo de mi bloguero asignado, a ver si le gusta lo que tengo pensado tanto como me ha gustado a mí lo que he recibido...

miércoles, 27 de octubre de 2010

Ensalada aragonesa

Tengo el biorritmo térmico un poco desajustado: guisotes en agosto, ensaladas frescas con la rasca... Ya me vale. Pero en las dos últimas semanas he retomado esta ensalada de Arguiñano y he tenido que hacerla incompleta o guardar los ingredientes para el día siguiente: siempre me faltaba alguno; es una pifia, porque nos encanta y por adelantado nos montamos la película de esta noche ensalada aragonesa... y a la hora de la verdad, toma olvido. Pero, como dice el refrán, a la tercera fue la vencida y cayó...

Me encanta: sabrosa, jugosa y encima tiene fibra... Su única complicación es no dejarse ningún ingrediente (no sé por qué, a mí me pasa mucho...)
Ingredientes:
  • 1 bolsa de lechuga gourmet
  • 1 pimiento verde de los gordos
  • jamón serrano en tacos
  • 1 tomate
  • 1 huevo por persona
  • 12 olivas negras (según el libro, serían 3 por persona, pero el Barbas no es partidario de reducir las aceitunas a la mitad)
  • Para la vinagreta:
  • 2 cucharadas de vinagre de vino tinto
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • un pellizco de sal maldon
Cocemos los huevos.
En una ensaladera ponemos la ensalada gourmet.
Añadimos el jamón, el tomate cortado y el pimiento cortados en taquitos, las olivas y el huevo duro (yo lo corto con un aparato que lo parte en 6 rodajas).
Hacemos la vinagreta y la echamos por encima.
Servimos.

martes, 26 de octubre de 2010

Morcillo de ternera guisado con patatas

Este plato es del libro de cocina casera de Martín Berasategui, que me lo compré hace meses y el otro día decidí desempolvarlo, porque tiene muchas cositas ricas; y como me gusta el morcillo, como ya visteis el otro día (soy capaz de hacerlo en agosto, no digo más), ¡zas! Allá va.

Este estofado tiene la particularidad de que no usa vino. Yo vivía en la creencia de que todo buen estofado lleva vino, pero llega este buen hombre y me enseña cómo hacer un rico guisote sin gota de alcohol.

Delicioso guisote abstemio.
Ingredientes:
  • una pieza de 1morcillo de ternera
  • 2 pimientos choriceros
  • 1/2 l de agua templada
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • salsa de tomate
  • 100 gr de patata por comensal
  • aceite de oliva
  • sal
Remojamos los pimientos choriceros en el agua templada.
Doramos el morcillo en el aceite por todas partes y reservamos.
En la misma cazuela (yo usé la olla exprés) pochamos la cebolla y el ajo picados durante 20 minutos a fuego bajo.
Entonces devolvemos el morcillo a la cazuela.
Tras dar unas vueltas, añadimos la salsa de tomate y la pulpa de pimiento choricero (yo eché los pimientos cortados, y me quedé tan ancha) y el agua en la que los hemos remojado.
Ponemos la olla a velocidad 2 y cocemos 20 minutos; cuando pasen, despresurizamos y añadimos las patatas peladas cascadas (así sueltan el almidón en el guiso) y volvemoa a cocer a velocidad 2 durante 10 minutos.
Volvemos a despresurizar, y listo para servir.

lunes, 25 de octubre de 2010

Huevos escalfados sobre fondo de espinacas

Durante muchos años fui muy reticente a las revistas culinarias; fue la revista del caprabo la que me quitó esos remilgos; ahora el pobre Barbas ve cómo la casa se convierte en una hemeroteca de cocina, y no puede hacer nada para evitarlo. Claro que luego le hago un plato -que suelen ser ligeros, motivo principal para comprar revistas- y se le pasa el remilgo espontáneamente. Y es que obras son amores, y no buenas razones...

Esta receta es, precisamente, de la revista del caprabo. La vi buscando recetas de régimen. Nos ha seducido para los restos, y tiene el raro encanto de ser receta coproducida, porque siempre me dice ¡el huevo lo escalfo yo! Las recetas hechas entre los dos saben mejor por definición...

Lo que más me gusta es cómo se espanzurra la yema regando los demás ingredientes...
Ingredientes (por persona):
  • 1 rebanada de pan
  • espinacas (en este caso éramos dos, y aproveché media bolsa que tenía en la nevera, a punto de morirse de risa)
  • 1 huevo
  • mantequilla (opcional)
  • aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • vinagre balsámico
  • sal
Tostamos el pan; si lo deseamos, untamos un poco de mantequilla (yo no lo he hecho esta vez, para que fuera ligera).
En una sartén con un poco de aceite doramos un diente de ajo y lo retiramos para que no amargue.
Echamos las espinacas y dejamos que se hagan (se oscurecen y reducen su tamaño).
Las retiramos y las ponemos sobre el pan tostado.
Para escalfar el huevo, ponemos agua a hervir con un chorro de vinagre blanco; damos unas vueltas para que se haga un remolino y entonces echamos el huevo (desde una tacita aseguramos que no se nos rompa); cocemos 3 minutos a fuego lentísimo cuidando que la clara no se nos desbarate.
Cuando pasen los tres minutos, ponemos el huevo sobre las espinacas.
Regamos con la vinagreta (2 cucharadas de aceite por cada una de vinagre) y servimos.

domingo, 24 de octubre de 2010

Judías y guisantes con jamón

De pequeña veía por un lado los guisantes con jamón y por otro las judías con jamón. Con la juerga de hacer dietas y cocinar para dos, llevo años cocinando platos únicos, y auné los guisantes y las judías con el jamoncito o, a veces, la panceta. Hay que tener mucho ojo de que no sea un jamón (o un tocino) muy salado, porque te arruina un plato que, de otra forma, es una cena rápida, completa y rica. A veces creo que con lomo de cerdo iría mejor, pero el jamón es el original...


Se puede hacer en wok o en sartén convencional.
Ingredientes:
  • jamón (o tocino) en tacos
  • judías verdes (en mi caso, usé congeladas)
  • 100 gr de guisantes (también congelados)
  • aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
Doramos el diente de ajo con el aceite en la sartén y lo retiramos.
Añadimos el jamón cortado en tacos y lo doramos.
Agregamos las judías y los guisantes (están más ricos si se descongelan en la sartén) y rehogamos unos 5 ó 10 minutos hasta que esté bien hecho.
Servimos.
Como el jamoncito lleva sal, no es necesario añadir más...

sábado, 23 de octubre de 2010

Para mi amigo invisible gastronómico...

¿Te acaba de llegar el email de Bea y has visto que la Su ésta es la que te ha tocado, y no sabes por dónde tirar? Espero que te sirvan estas pistas:

Me gustan mucho la cocina internacional y, dentro de España, la cocina regional: me gusta aprender platos nuevos y con una pátina tradicional, vaya.

Si buscas gadgets, has de saber que sólo tengo moldes de magdalena, de flan y de plumcake... También me gustan los gadgets para emplatar o presentar la mesa.

Y aunque sé que muchos me van a odiar por esto, aborrezco a Jamie Oliver y su emporio.

¡Y gracias de antemano!

miércoles, 20 de octubre de 2010

Almejas con cacahuete

Hoy toca un plato africano, continente olvidado también en lo gastronómico. Concretamente de Mozambique, a orillas del Índico. Saqué la receta de un coleccionable de El País; al principio el Barbas tenía sus reticencias respecto al cacahuete, pero yo conozco sus gustos después de tanto experimento...

En Mozambique es entrante. En mi cocina, plato único.
Ingredientes:
  • 400 gr de valvas (yo usé la mitad de almejas y la mitad de chirlas)
  • un manojo de espinacas frescas
  • 25 gr de cacahuetes
  • cebolla
  • tomate
  • 1 vaso de agua
  • 2 guindillas
  • aceite de oliva
  • pimienta negra
  • sal
Media hora antes de empezar ponemos las valvas en agua salada.
Salteamos a fuego lento la cebolla laminada en una cazuela de fondo grueso con el aceite de oliva, removiendo con frecuencia hasta que se vuelva transparente.
Incorporamos los tomates picados gruesos, las guindillas cortadas en aros, los cacahuetes majados en el mortero, la pimienta y un toque de sal.
Rehogamos 5 minutos a fuego muy lento.
Añadimos el agua, tapamos y mantenemos la cocción otros 20 minutos.
Agregamos las espinacas lavadas, escurridas y troceadas, y cuando recupere el hervor esperamos 3 minutos antes de unir las valvas escurridas del agua salada.
Tapamos y mantenemos al fuego hasta que se abran.
Servimos.

lunes, 18 de octubre de 2010

Chili con carne

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Octubre nos invita a preparar todo un clásico de la cocina Tex-Mex, un Chili con Carne.
Cuando vi que este mes tocaba chili con carne, pensé verás el Barbas, con lo hipercalórico que es el plato y lo poco que le entusiasma. Al final le ha gustado bastante, con todo el picante que le he puesto, pero una cosa nos preguntamos: con todo el calorazo que da, ¿cómo pueden comerlo en Texas?

He seguido la receta de The joy of cooking, libro de cocina de EEUU que es como la biblia culinaria nacional. A ver si os gusta mi versión...

Guarnecido con doritos, cebolla picada y queso fundido.
Ingredientes (por persona):
  • 1 cucharada sopera (rasa) de manteca de cerdo
  • media cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 200 gr de carne picada de ternera
  • 1 lata de tomate triturado
  • 1 taza de judías pintas cocidas
  • 1 puñado de sal
  • 1 hoja de laurel
  • 1 sobrecito de azúcar moreno
  • 1 vaso de vino tinto
  • 1 cucharada sopera de pimienta de cayena picada
  • Para servir y decorar:
  • doritos
  • 1/4 cebolla picada
  • 1 ó 2 tranchetes
Ponemos una cazuela al fuego con la manteca de cerdo y dejamos que se derrita.
Añadimos el ajo y la cebolla picados y salteamos hasta que se queden transparentes.
Añadimos la carne picada y dejamos que se haga bien; entonces añadimos el tomate, las judías, la sal, el laure, el azúcar moreno (podéis usar del blanco, pero con el moreno tengo la impresión de que se endulzan menos los platos salados), el vino tinto y las guindillas de cayena.
Tapamos la cazuela y dejamos cocer por lo menos una hora al mínimo (cuanto más cueza, mejor; el libro sugiere que queda muy bien de un día para otro).
Al servir, ponemos encima la cebolla picada, el tranchete (que se va fundiendo con el calor del plato) y los doritos ensartados en el plato.

domingo, 17 de octubre de 2010

Magdalenas de nocilla para el papá de Adrián

Con cinco años, un día se me ocurrió decir en casa que me gustaba la nocilla azul (la de dos colores), y que compraran de ésa en vez de la roja (sólo de chocolate); mi madre me hizo caso una o dos veces, pero dejó de seguirme la corriente cuando veía que la parte blanca no se consumía con la misma alegría que la de chocolate convencional; entonces yo me hacía la generosa y decía bueno, compra de la roja. Ésa caía según entraba. Y además nos encantaban los vasos de nocilla, una vez reutilizados, sin etiqueta ni nada. Años más tarde unos amigos vinieron a casa a hacer creps de nocilla. Era de la azul, bien mezclada. Los creps estaban buenos, pero con la roja hubieran estado superiores. Cuando se lo confesé a mi hermano Yorch en una sesión improvisada de terapia familiar, dijo que qué cabrona, aunque fue divertido y nos estuvimos riendo.

Ya para entonces ya sabíamos que Yorch e Ili, su mujer, esperaban un niño; en teoría iba a haber nacido el 2 de noviembre, por lo que nos fuimos en septiembre a Turquía sin preocuparnos de que nos hicieran tíos antes de tiempo; pero mi cuñada tuvo apendicitis, y por precaución mi sobrino, Adrián, vino al mundo unas ocho semanas antes de tiempo, el 24 de septiembre. Yo había encontrado esta receta en larousse cuisine, es de una usuaria que hace el original con nutella, y pensé, como homenaje a ese falso desacuerdo nocillero, hacérselo con nocilla (de la roja, por supuesto) para celebrar la dulce llegada del pitufo.

Hoy, por fin, lo he hecho; he llegado a casa de mi hermano con la merienda, y tenían visita: las pobres magdalenas no han vivido para contarlo. 12 magdalenas caídas en combate, dejando plenamente satisfechos a los comensales. El plato dulce de este mes ha sido un exitazo.

La nocilla se va para abajo y queda así...
Ingredientes (para 12 magdalenas):
  • 1 yogur natural (conservamos la tarrina para usarla como medida para otros ingredientes)
  • 1 tarrina y media de azúcar
  • 1 cucharada sopera de azúcar avainillado (lo venden en la sección de repostería de tu supermercado)
  • 3 tarrinas de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 3 huevos
  • 1/2 tarrina de aceite de girasol
  • 1 pellizco de sal
  • nocilla (de la que os guste)
En una ensaladera echamos el yogur, el azúcar normal y el avainillado y el pellizco de sal y mezclamos bien.
Incorporamos la harina y la levadura y mezclamos, intentando que no queden grumos.
Uno a uno, vamos añadiendo y mezclando la masa con cada uno de los huevos.
Cuando esté todo bien integrado, agregamos el aceite de girasol, y vuelta a mezclar.
En 12 tarrinas individuales, preferentemente de silicona, vamos echando la masa hasta llenar los 3/4 del molde; encima echamos una cucharada (de café) de nocilla (se irá al fondo durante la cocción, como se puede ver en la foto).
Cocemos a 160º durante 25 minutos en el horno (la receta original dice 20-25 minutos, pero mi horno no es tan potente y he preferido pecar por exceso).
Dejamos enfriar, y ya se pueden comer.

sábado, 16 de octubre de 2010

Merluza con tomate

Otra receta de pescado. Con tanto fósforo, a este paso brillaremos por la noche sin necesidad de chaleco reflectante; pero es que el cuerpo me pedía pescado... Es de canal cocina, aunque ellos la hacen con bonito; con merluza da estupendo resultado; de hecho, creo que sólo la he hecho una vez con bonito, si llega...

La receta recomienda salsa de tomate casera.
Ingredientes:
  • Lomo de merluza
  • cebolla
  • pimiento verde (yo usé del italiano)
  • pimientos del piquillo
  • salsa de tomate
  • harina
  • aceite de oliva
Pasamos el pescado por la harina y lo doramos en la sartén.
Pochamos el pimiento y la cebolla en otra sartén.
Cuando se hayan ablandado, añadimos los pimientos del piquillo (enteros o cortados, a gusto de cada cual) y la salsa de tomate, y mezclamos bien.
Ponemos la merluza en una fuente de horno y echamos encima el sofrito.
Horneamos 15 minutos a 180 grados.
Pasado ese tiempo, servimos.

viernes, 15 de octubre de 2010

Salmón al horno con mantequilla

La verdad es que anoche recuperé esta receta de Simone Ortega que hacía a menudo hace 7 años; yo pensaba que sería un reencuentro tremendo, poco menos que con una banda de música paseando por mi calle, y el resultado me ha decepcionado, lo que me consterna, porque no sé si debe a:
  1. Hace 6 años no hacía platos muy vistosos y éste marcaba la diferencia; ahora hago platos de más enjundia y éste me ha sabido un poco sosainas.
  2. Algún defecto del producto (el aceite, el salmón o la mantequilla, porque el perejil y el limón no son tan relevantes a este efecto).
  3. No es lo mismo loza que vidrio para hacer el plato.
En fin, aunque el método científico tiene sus ventajas probadas, no voy a darle más coba al tema y no me voy a poner a comprobar hipótesis (la 1ª no podría comprobarla jamás, en cualquier caso). Estaba bueno sin más, pero no era la experiencia mística que me esperaba. A veces pasa. Snif, snif.

A ver si me vuelvo a acostumbrar a las guarniciones, que el plato así queda muy desnudico.
Ingredientes (por persona):
  • 1 rodaja de salmón fresco
  • 25 gr de mantequilla
  • aceite de oliva bueno
  • perejil picado
  • 1 rodaja de limón
En un plato llano ponemos el aceite de oliva cubriendo la superficie, y depositamos en él el salmón, dándole la vuelta a la media hora.
Pasada la hora de reposo, habremos precalentado el horno a 180º; escurrimos el salmón y lo ponemos en la fuente de horno.
Encima colocamos la mantequilla y horneamos 20 minutos, regándolo con el juguito que va soltando.
Al servir espolvoreamos perejil picado y decoramos con el limón.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Gallo a la molinera (Sole à la meunière)

El plato de hoy se lo vi el otro día a Juan Pozuelo, y según lo veía, pensaba, hum, eso lo hago mañana. Por cierto que se originó un pequeño debate doméstico, porque yo traduje el nombre de la receta tal cual (meunière es molinera, por lo que el pescado se hace a la molinera, y punto), pero el Barbas no estaba de acuerdo, que si el nombre original y tal; claro que yo podría contestar que no se trata de una cuestión prosódica (cómo suena) sino conceptual (qué es: un pescado fileteado pasado por harina y dorado en mantequilla con una salsa de caldo y limón) y que, no variando el concepto del plato ni de lo que es una molinera, le dejaba el nombre en castellano con el original entre paréntesis, y que cada uno escoja el que quiera...

Mi error fue no usar una sartén totalmente antiadherente, y se me desmigó un poco al darle la vuelta...
Ingredientes (para 2 personas):
  • 1 gallo fileteado
  • una nuez de mantequilla
  • zumo de un limón
  • perejil picado
  • harina de trigo
  • Para el caldo:
  • la cabeza y las espinas del gallo
  • 1 tomate
  • 1/2 cebolla con un clavo (de especia) ensartado en ella
  • 1 litro de agua
  • sal y pimienta
Hacemos un caldo hirviendo todos los ingredientes; al cabo de media hora, colamos 2 cazos para utilizarlo en el plato.
Pasamos los filetes de gallo por la harina tamizada.
Ponemos a derretir la mantequilla en una sartén antiadherente con cuidado de que no se queme y doramos los filetes de gallo enharinados, cuidando al voltearlos para que no se desmiguen.
Cuando estén doraditos, añadimos el zumo de limón y damos un hervor.
Echamos el caldo de pescado calentito y dejamos hervir.
Espolvoreamos perejil picado por encima y servimos.

martes, 12 de octubre de 2010

La cesta Knorr

En realidad me llegó el jueves, pero me fui a pasar el fin de semana fuera, y no tuve tiempo de hacer la foto y publicarla. A las 9 sonó el timbre, asomé la cabeza por la ventana, y ya supe lo que era: ¡mi cesta!
Al margen de la estupenda presentación, hay 2 cremas de verduras, 2 sopas (una de fideos y otra de conchitas) y varias tarrinitas de caldo (pollo, verduras y carne) para los guisotes, cortesía de la casa Knorr.
¡Gracias!

Amigo Invisible Gastronómico 2010

Bea, de El Rincón de Bea, ha publicado las bases del Amigo invisible gastronómico 2010. Las he leído y, ni corta ni perezosa, he decidido participar. Este año el banner lo ha diseñado (en 3 tamaños) Carol, que tiene un blog como ilustradora infantil; yo he puesto el de 400x200, pero en el Rincón de Bea podéis ver los otros dos modelos que ha tenido la gentileza de hacer. Más adelante publicaré un par de datos para ayudar a mi amigo invisible... ¿He dicho ya lo mucho que me apetece?

miércoles, 6 de octubre de 2010

Pollo a la vasca (Poulet bascaise)

Me quedé con ganas de hacer este plato antes de irme, pero no me dio tiempo, y hoy he retomado las "deudas culinarias"; cuando leí la receta pensé vaya, el primo francés del pollo al chilindrón; y así es, con algunas diferencias (éste no lleva vino, el pimiento es verde y se le añade cebolla y ajo); la verdad es que está rico, pero me gusta más la versión aragonesa... La receta la saqué de la web de Paul Bocuse y le di mi toque libertario cañí.

Confieso que lo de ponerle pasta al guiso fue idea mía, por no repetir el formato pollo con arroz últimamente tan frecuente en mi cocina...
Ingredientes:
  • un cuarto trasero de pollo por persona
  • pimiento verde
  • tomate pelado de lata
  • cebolla
  • ajo
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • un paquete de taquitos de jamón serrano
  • 1 vaso de caldo (opcional)
  • fideos gruesos (opcional)
En una cazuela de fondo grueso doramos el pollo por todos lados.
Añadimos la cebolla y el ajo picados y doramos hasta que se ponga transparente.
Echamos el pimiento verde en pedazos y mezclamos bien, rehogamos unos minutos.
Echamos los tomates de bote picados con el caldito que sueltan y dejamos cocer unos quince minutos.
Agregamos los taquitos de jamón y cocemos todo junto.
Unos diez minutos antes de acabar la cocción (en total el plato tarda más o menos una hora) echamos el caldo y, cuando hierva, añadimos los fideos, que cocemos el tiempo que diga el fabricante.
Pasado ese tiempo, servimos.

martes, 5 de octubre de 2010

Garbanzada

Se acabaron las vacaciones y ya he vuelto; antes de nada, gracias por vuestros comentarios y vuestros buenos deseos. El viaje ha ido estupendamente, aunque culinariamente ha explorado más el Barbas que yo, que no soy tan aventurera; pero en un momento dado sí se me antojó un guiso con carne de cerdo (allí sólo se estila el cordero, el pollo y a ratos la ternera), y pensé en esta receta para inaugurar el regreso al blog; los garbanzos son mi legumbre favorita (seguidos por la lentejas), y de vez en cuando la hago para darme el gustazo; ésta ha sido una de esas veces...

Con chorizo dulce o picante, siempre queda bien...
Ingredientes (por persona):
  • 2 puñados de garbanzos
  • 2 zanahorias grandes
  • cebolla
  • ajo
  • laurel
  • patata
  • tocino
  • chorizo (aquí, picante)
  • sal
  • 1 litro de agua
  • aceite de oliva
La noche anterior ponemos los garbanzos en remojo en agua caliente con sal.
En la olla ultrarrápida doramos la zanahoria en medias lunas.
Añadimos la cebolla y el ajo hasta que se ablande y ponga transparente; agregamos el laurel.
Echamos el tocino y damos unas vueltecitas más hasta que cambie de color.
Entonces, echamos el chorizo en rodajas y sazonamos.
Agregamos el agua y, en el primer hervor, la patata en dados.
En el siguiente hervor añadimos los garbanzos (si echamos las garbanzos en agua fría se quedan duros).
Ponemos la tapa de la olla a velocidad 2 y contamos 20 minutos desde que empiece a salir el vapor; pasado ese tiempo, despresurizamos y servimos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...